11 octubre, 2011

Mi rufián, sinvergüenza, medio loco, desvergonzado, algo desmemoriado pero el más inspirado; a la hora de amar. Te peinas como el viento lo manda te importa muy poco la moda, que te gusta el karate, que no tienes ni un peso, loco; por eso te quiero.
Eres el mejor arquitecto que construye en mi cuerpo un edificio de amor. Eres lo que yo siempre quise, mi contraste, mi todo, mi primera ilusión...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opiniones.