01 enero, 2011

YANOERESLAMISMA

La mujer que amo se perdió en algún momento que no supe ver, la ternura que te caracterizaba se esfumó, los cuidados y consentimientos que tanto placer te daba darme se convirtieron en un martirio y no supe darme cuenta a tiempo, aquella niña dulce que llegaba feliz a mis brazos a contarme su día, con sonrisas y a veces con tedio, con cansancio laboral pero alegría emocional, se me escurrió como agua entre los dedos, no, tu ya no eres la misma, tus ojos se han apagado para mi, tus caricias se han reservado para otra piel que no será la mía…No sé en que momento sucedió que decidiste que era mejor cambiar NUESTRA felicidad, la magnificencia que existe cuando dos se enamoran por lágrimas de amargura y soledad para ambos, por llenar de recuerdos los huecos que antes estaban rebozados de ilusiones, por que las madrugadas fueran frías y silenciosas, porque los labios se partieran, y te convertiste en algo que no eres, ya no eres la misma, la mujer-niña que me llenaba de gozo, que me daba la fuerza más que necesaria para seguir adelante, que tenía la respuesta a todas mis preguntas…Ya no eres la misma, LA QUE CAMBIABA TODO POR UNA TARDE AFERRADA A MI PECHO CON LAS MANOS ENTRELAZADAS, la que podía pasar horas hablando de todo y de nada a la vez conmigo, la que disfrutaba las tardes de domingo sin salir de la cama con sus piernas entrelazadas a las mías alejada de todo lo demás, ahora vas y vienes y poco te detienes a verme, no reconoces nada de mi, en que momento tus heridas volvieron a sangrar que no supe distinguir a tiempo como se te iba escapando la fe y te cambiaron los gestos y tus besos empezaron a no tener tu aliento…Y que puedo hacer, si la mujer que amo la has escondido bajo una coraza impenetrable, si la mujer que ahora me muestras es tan distante, tan distinta a ti, si tus silencios ahora no me dicen nada, si me esquivas la mirada, si cuando estiro mi mano, no está la tuya para alcanzarme, si ya estamos en bien diferentes planos, y no entiendo que factor fue el que te hizo cambiar tanto, que fue lo que puso tanto hielo a tus manos, a tu corazón, si tus lágrimas ya no son de emoción, si ya no sé nada de ti, si ya no puedo ni siquiera tocarte porque corres lejos… muy lejos de mi…Ya no eres la misma, y quiero que sepas que sigo amando a la mujer que fuiste, y daría y daré mi vida por ella, por la que eras, por esa mujer llena de amor, de ternura, de cariño, de tantos y tantos detalles hermosos, por esas sonrisas, por esos colores, por tu letra y tus tejidos, esos que ya no volverán a cubrirme en el invierno, que se acabaron, que ya no hay magia, y la única diferencia es tal vez, que mientras tu has pasado el tiempo gastándolo en olvidarme yo sigo en el pasado aún igual o más enamorado de ti, extrañándote, necesitándote y muriendo por ti, por la que realmente eres…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opiniones.